02Abril

Finaliza el Curso de Monitores de Educación Afectiva y Sexual “Aprendamos a Amar”, organizado por la Delegación de Infancia y Juventud del Arzobispado de Madrid (Deleju)

“...la clave del equilibrio humano, de la felicidad, está en aprender a amar”. Y no se puede amar sin cuerpo.

Escuchar palabras de verdad acerca de nuestro ser más íntimo, respuestas a las grandes preguntas de quiénes somos y para qué somos, en un mundo en el que priman las relaciones superficiales y la inmediatez en todo, y en el que se difumina lo más precioso de nuestras vidas que es que hemos sido creados por amor y para amar y dar vida, es un remanso de paz. Eso es lo que hemos vivido durante tres fines de semana los participantes en el Curso de Monitores de Educación Afectiva y Sexual “Aprendamos a Amar”, impartido por el Instituto Desarrollo y Persona de la Universidad Francisco de Vitoria en la sede de la Delegación de Infancia y Juventud del Arzobispado de Madrid (Deleju).

Los alumnos, un total de 17 acompañantes de adolescentes y jóvenes en parroquias o en colegios a través de catequesis y actividades de pastoral juvenil, hemos podido adentrarnos en el valor infinito de la persona y en su razón de ser más íntima de la mano de Estela Alonso, nuestra profesora, a lo largo de estas 30 horas de curso, quien nos ha transmitido estas certezas y nos ha dado herramientas y claves para poder llevarlas a nuestros adolescentes.

Como nos dijo el primer día, “la clave del equilibrio humano, de la felicidad, está en aprender a amar”. Y no se puede amar sin cuerpo. Por eso, en el curso hemos abordado el desarrollo psicosexual desde el nacimiento hasta el final de la adolescencia, los cambios físicos y psicológicos y cómo acompañar a los chavales para que reconozcan su identidad, lleguen a ser ellos mismos y sepan que están llamados a hacer cosas grandes. Se trata de ponerles ante su mirada la belleza de una vida plena y de un amor hermoso, y de educarles en su tarea más grande, que es aprender a amar.

Los niveles del amor (atracción, enamoramiento, amor maduro), nuestro ser sexuado (hombre y mujer), amar con el cuerpo, el mundo de los sentimientos, las emociones y los deseos y la educación de la libertad, la atracción por el mismo sexo, las enfermedades de transmisión sexual, los embarazos en la adolescencia, los métodos anticonceptivos-abortivos y la regulación de la natalidad han sido, entre otros, parte del curso; también un gran tema final sobre madurez afectiva y libertad para amar.

El curso se ha complementado con sesiones de menor duración sobre el papel de los adolescentes en la Iglesia, cómo evangelizarlos siendo nosotros verdaderos testigos de Cristo y cómo formarles para que sean apóstoles en medio del mundo.

Acabo siendo plenamente consciente de que este curso ha sido un regalo para mí: para integrar, para sanar, para poner nombres, para recolocar, para normalizar, para admirar y dar gracias por la belleza de la persona, para aprender, para ganar en confianza, en autoestima, en paz y en libertad. Para conocer gente entregada, comprometida, sana y alegre, TESTIGOS. Y porque se me ha mostrado muy claramente lo bonita y lo ilusionante que es una vida en la que te sabes amado y llamado a amar, que tiene todo su sentido, y el reto al que nos enfrentamos para vivirlo así y para transmitirlo a los jóvenes. Doy muchas gracias a Dios.

Begoña Aragoneses

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Sede Central

  • C/ Profesor Adolfo Miaja de la Muela, 7, 6ºA

    47014 Valladolid

    (+34)983331217
    (+34)630680623
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sede Local

  • Paseo de la Rinconada 50

    28023 Madrid

    (+34)619348640
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nuestras delegaciones

  • Madrid, Valladolid, Lugo, Burgos, Palencia, Segovia, Barcelona y Cáceres Vitoria y San Sebastián.
  • Los profesores de la fundación pueden desplazarse a realizar talleres, cursos y seminarios a otras ciudades que lo soliciten.